Continúan eliminando de ayuda alimentaria a familias.

MIGUEL TIMOSHENKOV 

LAREDO, TX. – Ninguna familia debe perder derecho de alimentos en su mesa por evaluar el valor del automóvil que conducen, alertó la red de 21 Bancos de Alimentos en Texas.

La red de pobreza en la región y otras áreas del estado no se ha podido superar después de la pandemia, además de la inflación.

En Texas se les negó el beneficio de SNAP a 11,615 hogares debido a la prueba de activos del vehículo en 2019.

En 2022, la cantidad total de rechazos aumentó a 54,740, casi cinco veces más, a pesar de pocos cambios en la cantidad total de participantes de SNAP.

“Las familias se están quedando sin la asistencia alimentaria que necesitan porque la Prueba de Activos Vehiculares no se ha mantenido al día con la economía”, dijo Alma Boubel, directora ejecutiva del Banco de Alimentos del Sur de Texas. “Esperamos que los legisladores estatales actualicen esta política”.

Debido a que SNAP es un programa federal, Texas no incurrirá en costos adicionales por actualizar la política de Prueba de Activos del Vehículo

SNAP es un programa estatal que se basa en ingresos y el tamaño de la familia.

Celia Cole, directora ejecutiva de Feeding Texas, dijo: “Los autos usados aumentaron significativamente su valor en el último año debido a la inflación y los desafíos de la cadena de suministro. Como resultado, a muchas familias que fueron previamente aprobadas para SNAP, se les quitaron sus beneficios”.

El Senador César Blanco (D-El Paso) y el Representante Ryan Guillén (R-Rio Grande City) presentaron proyectos de ley complementarios en el Senado (SB 273) y la Cámara (HB 1287) que indicarían la Prueba de Activos Vehiculares SNAP a la inflación para mejorar reflejan los valores de los automóviles de hoy.

Los límites actuales están estancados en $15,000 para el primer vehículo y $4,650 para cualquier vehículo adicional que posea una familia.

Estos límites no se han actualizado desde 2001 para el automóvil principal y desde 1974 para automóviles adicionales.

“Los tejanos de todas partes están sintiendo el impacto de la inflación”, dijo el representante Guillén. “Debido a que la elegibilidad para SNAP está vinculada al valor del vehículo, los tejanos hambrientos están perdiendo beneficios en el momento en que más los necesitan. Estos límites de vehículos se establecieron hace más de 20 años; están desactualizados y fuera de contacto con la realidad”.

 

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*